Creer es crear…

Tras la conferencia sobre Marca Personal en la Convención UNEN14 de Noteges

Acabo de llegar de Sevilla, de la Convención UNEN14 en la que he participado ayer como ponente, y… ¡no he podido resistirme a sentarme y escribir este post! Definitivamente, ¡QUIEN QUIERE, PUEDE! Y más allá de la experiencia, fantástica e inesperada, de haber disfrutado de un evento cuidado hasta el último detalle y con un programa de actividades extraordinario, lo que me traigo es haber regado mi convicción de que…

¡CREER ES CREAR!

José Luis Jimeno

Noteges, liderado por José Luis Jimeno, un auténtico LÍDER VISIONARIO Y TRANSFORMADOR, viene demostrando desde 2005, en pleno periodo de crisis y en uno de los sectores más afectados, el inmobiliario, que CREER ES PODER. Cercano, humano, divertido, y siempre consciente de su responsabilidad de liderar con el ejemplo, tan pronto lo veías bromeando entre los asistentes, como animando, motivando a su equipo o en un vídeo bailando por sevillanas. En varias conversaciones me sorprendió el nivel de conocimiento que tenía de cada detalle del negocio, del crecimiento de cada uno de los miembros del club, de cómo se preocupaba por que a nadie le faltara nada, de que todo el mundo se sintiera a gusto, integrado, parte del equipo Noteges (incluidos los ponentes). Y es que, así, a simple vista, demuestra ese equilibrio tan buscado en la gestión de un líder entre la productividad y la positividad; en ser capaz de convertir en realidad un proyecto de negocio a priori ambicioso, al tiempo que construir un equipo de personas sólido, de alto rendimiento, y en el que se respiraba una satisfacción personal y una orientación a la excelencia sanamente envidiables. 

Marca Personal Jane del Tronco

El hotel, el Al-Andalus Sevilla. El presentador del evento, el “máquina” Dani Mateo (aunque su presentación de mi ponencia haciendo alusión a la importancia que dan las madres a salir de casa con los “calzoncillos” limpios para cuidar tu marca personal… ¡confieso que me descolocó un poco!). Para empezar la agenda del sábado, Eduardo Sánchez y su fantástica conferencia sobre “El Secreto” (leer el libro viene bien… ¡pero ver a Eduardo y sentirme tan alineada, fue un regalo!). Su ponencia, la verdad, el mejor punto de partida para mi conferencia sobre Marca Personal: busca aquello que te apasione, márcate un objetivo, define un plan de acción, comprométete con él… ¡y ponte en marcha! Os dejo aquí algunos de los tuits sobre lo que compartió con nosotros:

Eduardo Sánchez

Y por la tarde, el increíble Javier “Mentalista” Luxor… (aún sigo intentando averiguar… ¿cómo lo hace?). Supo meterse a la audiencia en el bolsillo, nos encandiló paulatinamente, in crescendo, intercalando hábilmente cada sorpresa, cada magia, con un discurso sobre liderazgo “humano” muy al punto de toda la jornada. Y para cerrar, el reto del glasswalking facilitado por Celia Pérez: más allá de su ejemplo personal de cambio y reinvención (con el que por cierto me sentí bastante identificada…), supo hacernos ver con claridad el poder limitante que tienen nuestras creencias, así como la importancia de vivir el momento presente. Los que lo habéis hecho alguna vez, ya lo sabéis… ¡es mucho más el miedo inicial y lo que te imaginas que la realidad con la que luego te encuentras! Y es que es como la vida misma… luego todo no es tan difícil (ni tan fácil, en ocasiones…) como te imaginas, ¡pero hay que probar! ¡Hay que actuar! Apostar, dar el paso, tomar el riesgo, salir de nuestra zona de confort para CRECER COMO PERSONAS.

Luxor y Celia Pérez

Ha sido un sábado inesperado y fantástico; una jornada en la que ha quedado demostrado que podemos seguir soñando, creyendo que es posible. Un ejemplo de “océano azul” creado con pasión, convicción… ¡y método! Sin duda, una experiencia y un equipo del que aprender que…

CREER ES CREAR. CREER ES PODER.

Os dejo por último aquí el vídeo que compartió con nosotros Celia, y que desde hace tanto tiempo está entre mis favoritos…  ¿Preparados?

Tree Lead India

P.D. En especial, gracias también a Lola Fernández, Mayka Delgado y al equipo de Marketing de Noteges, por vuestro trabajo y todo el cariño recibido. 

Share SHARE

Coaching, motivación y talento

¡Está claro! Como decía San Agustín: “el precio de un hombre es su voluntad”. Y más allá de los matices que podamos atribuir a la palabra precio u hombre en esta cita, ¡quedémonos con lo esencial de la misma!: que la voluntad es lo que determina en gran medida el logro de nuestros objetivos, la que nos mueve al cambio (si la motivación es lo suficientemente fuerte, ¡más que el “miedo” que nos pueda o no abordar), y la que ejerce un efecto multiplicador sobre nuestro talento. 

Talento

Pero, ¿qué es el talento?

Sí, ya sabemos que talento era una antigua moneda de cuenta de griegos y romanos, y también sabemos acerca de la parábola de los talentos, a raíz de la cual parece ser que se produce el cambio semántico por el actual de “capacidad”. Sin embargo, ¡me sigue faltando algo! Así que voy al diccionario de la RAE, busco la palabra “talento”, y esto es lo que me encuentro:

Talento RAE

¿Estáis de acuerdo conmigo en que nos sigue faltando algo?

Inteligencia y aptitud (o capacidad) me parecen significados del todo incompletos y poco ajustados a la realidad. Para mí una persona talentosa es además, ¡una persona con voluntad!: voluntad para ejercer sus talentos, para ponerlos a disposición de los demás, para desplegar al máximo su potencial… De lo contrario (y permitidme la osadía), ¡será más bien una persona irresponsable! (y es en cierto modo la conclusión de la mencionada parábola).

Sin embargo, ¿cómo trabajar la voluntad?

También está claro que… si uno no quiere, ¡no quiere! Y esto, aplicado a lo que sea en nuestra vida; a lo personal, y a lo profesional. Suelo decir en mis sesiones de formación en habilidades de liderazgo y coaching que si una persona no está dispuesta a cambiar, a transitar por el camino del esfuerzo, asumiendo posibles sacrificios, ¡no podrá hacer nada con ella ni el mejor coach del mundo mundial! Lo único que podremos hacer aquí es trabajar con el cliente sus intereses, lo que le emociona, sus motivaciones… que si son lo suficientemente importantes para él, ¡harán que la máquina de la voluntad se ponga en movimiento! 

No en vano, ambas palabras, emoción y motivación, tienen la misma raíz etimológica: ambas derivan del verbo latino motere, que significa “moverse”, “poner en movimiento”, “estar listo para la acción”.

Porque sin interés, sin emoción, sin motivación… ¡la acción no es posible!

 Y… ¿cómo medimos nuestras motivaciones? ¿cómo sabemos lo que nos mueve?

Pues en este sentido, me gustaría compartir con vosotros una herramienta que utilizo en mis procesos de coaching y que quizás os resulte interesante. Es un test que desarrolló Beatriz Valderrama hace unos años, como parte de su tesis doctoral sobre motivación: el APM o Análisis de Perfil Motivacional. Según Beatriz, Doctora en Psicología Organizacional y Coach Ejecutivo, autora del libro Motivación Inteligente (Prentice-Hall, 2010),  podemos clasificar nuestras motivaciones en 2 grandes grupos: las de APROXIMACIÓN y las de EVITACIÓN.

Rueda de Motivos

Cada motivo lo relaciona la escritora con un rol determinado en el equipo, si trasladamos su teoría, p.e., a la innovación y el compromiso en los equipos diversos (no dejéis de leer desde aquí su artículo al respecto, de enorme interés para el desarrollo de habilidades inter-personales).

En mi caso particular, también me sirve para trabajar orientación profesional y marca personal con mis coachees, pues combinado el resultado de sus motivaciones con su perfil de habilidades y competencias, así como con sus intereses y gustos particulares, aporta una información interesantísima para descubrir el tipo o los tipos de carrera profesional (puestos, funciones, tipo de organizaciones, sectores…) que mejor pueden encajar.

¿Queréis saber que me salió a mí? 

AMP Jane

Bueno, supongo que no es un gran descubrimiento, sobre todo para los que me conocéis más de cerca. Profesionalmente me mueve, en este orden, la contribución (para mí es importante sentir que ayudo a otros), la autonomía (me gusta ir “a mi bola”, lo sé… aunque esto no quita que me guste trabajar en equipo, que adore tener compañeros), el logro (disfruto con los retos difíciles a superar) y la exploración (prefiero un trabajo creativo y me siento “cómoda” en la incertidumbre); lo que según Valderrama es un perfil de aproximación… ¡total! Y a nivel de equipo (si consultáis el enlace de su artículo sobre innovación y compromiso), ya sabéis en qué me gusta contribuir: formulación de la misión, valoración de ideas, establecimiento de objetivos y búsqueda de soluciones…

Mmm… pues parece que ser emprendedora, haberme dedicado al marketing y la innovación, y ahora a la formación y el coaching… ¡no está tan lejos!, ¿verdad?

Ahora… ¿quieres conocer cuáles son tus motivaciones?

Pues entra en el test, regístrate y… ¡adelante!

Y por si aún te falta un empujoncito para ponerte las pilas… no dejes de ver este vídeo. ¡A mí me las pone! ¿Preparado?

Vídeo Perú

Share SHARE

Como marca, ¡la vida!

Se acaba ya. Sólo quedan unas horas. 2013 se va para dar paso a un 2014 repleto ya de ilusiones, de esperanzas… ¡y de planes! Será un año que nos traerá sorpresas, buenas y malas, ¡porque así es la vida! Pero también será en parte el año que cada uno de nosotros queramos que sea.

Cuando este blog era un “plan” aún, y buscábamos entre mi amigo Juanjo – Director Creativo de Cube Strategy – y yo un “claim” para LIFE AND BRANDING, lo teníamos claro: sería un cuaderno en el que hablaría de todo aquello que me mueve cada día, que me entusiasma, un blog de cosas que marcan (como la forma en que comunicamos, en que lideramos, en que creamos…), pero también un blog de reflexiones, de deseos… ¡y de momentos de vida! Así que caía por su propio peso:

“Como marca, la vida”

 ¿Y qué es nuestra VIDA si no la MARCA que dejamos?

La huella que genera nuestra presencia, aquello que compartimos, aquello que vivimos con otros, aquello que hacemos cada día, eso (y no nuestros planes, ni lo que nos pensamos que somos)… ¡es lo que marca!

Y también nos va marcando, aquello que aprendemos, lo que nos hace crecer como personas, según lo que tomamos de lo vivido, de lo que experimentamos.

Este 2013 me ha traído cosas bien buenas, y también otras no tanto de las que he podido aprender mucho. Necesitaría mucho más espacio para hacer memoria; aquí elijo quedarme con… 

  • EQUIPO: ¡SÍ! Haber vuelto a experimentar, DE VERDAD, lo que significa crear un equipo, crecer como tal, vivir el encuentro. Gracias desde aquí a Mar Milán, Mª José Díaz, Ángel Luis Estrella, Olga Peñalba y Óscar Capote, mis compañeros de travesía en la certificación de Coaching de Equipos, ¡un equipazo que la vida me regaló y al que doy gracias por todo su apoyo y todo lo que me enseñaron durante tantos meses de trabajo! Gracias.
  • SALUD: la pongo en segundo lugar, pero no por menos importante que la anterior… Empecé el año con una migraña que parecía infinita, y de ahí, sin ser nada grave (¡gracias a Dios!), fui cayendo hasta tocar mi vulnerabilidad, hasta ser consciente, DE UNA VEZ YA, de lo importante que es cuidar nuestro cuerpo, prestarle atención. Tiendo a vivir con la cabeza y con el corazón (quizás al revés), sintiendo mi cuerpo apenas como el recipiente en el que habito, sin más… ¡craso error! Desde aquí, gracias por la lección, querida vida. Y gracias a Feliciano Ruíz (Tati, para los amigos), por “darme la tabarra”, por no dejar que me olvide de lo importante que es cuidar “el recipiente” para que el resto de la “máquina” siga funcionando.
  • AMOR: igual de importante que lo anterior, ¡o más! (qué difícil esto de priorizar…). Mi gasolina: el amor que recibo de los demás (de mi compañero de viaje, de mis hijas, de toda mi familia, de mis amigos, de mis colegas, de mis alumnos… ¡e incluso en el 2.0, aunque algunos “me llamen loca”!, como diría la canción). Gracias a la vida, por tanto, tanto amor que recibo y que me permite dar, cada día. 
  • PASIÓN: o lo que otros llaman TRABAJO… Una y mil gracias a la vida, a todos los que han confiado y siguen confiando en mí, a los que confiarán de nuevo, por todas las oportunidades vividas, por los nuevos caminos emprendidos, por los que andaré, por permitidme ser mentora, formadora, coach… ¡y todo lo que me propongo!; por dejarme generar espacios en los que crear y recrearme, en los que enseñar y aprender a la vez, en los que curiosear… ¡y divertirme! Gracias. 

¿Y mis deseos para 2014?

Deseos para 2014

Así, ¡sin más! ¡Y PARA TODOS! Porque si ponemos toda nuestra CREATIVIDAD, manteniendo la CURIOSIDAD y buscando la DIVERSIÓN en todo lo que hacemos, aliñado (of course…) con grandes dosis de AMOR… ¡VIVIREMOS! (con mayúsculas).

Así que, ¿para qué esperar más? ¿comenzamos?

¡FELIZ 2014!

Qué bonita la vida

Share SHARE

¿Coaching para trabajar tu Marca Personal (II)?

Hace apenas unos días resaltaba:

Hablar de PERSONAS implica un acercamiento totalmente distinto al asunto… Hablar de PERSONAS es algo muy serio… Y es aquí donde el COACHING para la MARCA PERSONAL cobra todo el sentido…

Pero…

¿por qué y para qué hablar de COACHING en un proyecto de MARCA PERSONAL?

Si retomamos la estructura / fases de las que hablaba en el anterior post, trabajar la COHERENCIA y la AUTENTICIDAD de nuestro proyecto de Marca Personal sería de algún modo lo que correspondería más al ámbito del COACHING. Aunque también surgen otras cuestiones en el acompañamiento de un profesional que quiere elaborar e implementar su plan de Marca Personal, y que forman habitualmente parte de un proceso de COACHING; es decir, para las que la ayuda de un coach profesional puede ser algo a tener en cuenta:

1. Toma de conciencia / punto de partida: en ocasiones el profesional sólo sabe que no está a gusto, que no es feliz, que necesita un cambio. ¿Qué es lo que le está ocurriendo? ¿Qué le está limitando? ¿Cuál es la “realidad” que necesita cambiar? Esto es, en la mayoría de las ocasiones, ¡el inicio de un proceso de COACHING! Porque…

Coaching y Cambio

2. Definición de objetivos: como decíamos en la fase de la COHERENCIA, en un proyecto de Marca Personal trabajamos la definición de los objetivos profesionales, pero hacerlo sin trabajar previamente nuestra “visión de vida” y cómo encajan dichos objetivos con lo que queremos en el resto de nuestros ámbitos vitales, ¡tiene fecha de caducidad asegurada!

En el ejercicio de nuestra profesión como coaches, facilitar a nuestros clientes herramientas para “diseñar” su vida en el ánimo de encontrar el EQUILIBRIO deseado entre todas sus dimensiones personales es casi nuestro día a día… Y es que si hay algo que tenemos en común todos los seres humanos es ese deseo de equilibro entre todos nuestros ámbitos; si bien la complejidad es que, para cada uno de nosotros, la fórmula (como la de la felicidad) es diferente.

Equilibrio y Coaching

3. Auto-conocimiento: ¿quiénes somos? ¿qué nos hace especiales? ¿cuáles son nuestros talentos? ¿qué nos hace diferentes?, son preguntas que corresponden a la fase de la AUTENTICIDAD: otra área de trabajo habitual en el COACHING, en la que consideramos imprescindible aplicar herramientas para que el cliente descubra cuáles son sus fortalezas, qué le apasiona, así como cuál es su imagen pública y su reputación a la fecha. Naturalmente, trabajar con el “gap” que se produce entre lo que yo percibo de mí y cómo los demás me ven… ¡no siempre resulta una empresa fácil!

Johari Coaching

4. Auto-confianza: o predisposición clave para trabajar nuestra Marca Personal, o emprender cualquier cambio en nuestra vida. Como coaches, el trabajo con las EMOCIONES de nuestros clientes es uno de los retos más frecuentes, así como acompañarles en el proceso de cambio que están llevando a cabo. Recordar la motivación, “sostener” la tensión creativa, será fundamental para salir fuera de la ZONA DE CONFORT que supone la situación actual, para caminar hacia nuestra visión.

Creencias y Coaching

5. Y por último, aunque no menos importante, el auto-liderazgo: o capacidad que todos tenemos de dirigir nuestra propia vida, haciéndonos responsables de construir nuestra realidad. Como en el COACHING, alcanzar nuestros objetivos de Marca Personal, ¡depende de nosotros mismos! De nuestra actitud, de nuestra orientación al logro, de nuestro esfuerzo, de nuestra voluntad, con una adecuada dosis de perseverancia y paciencia, y en el ánimo de superación personal constante.

Autoliderazgo y Coaching

ENLACES RELACIONADOS:

“¿Emprendes tu MARCA PERSONAL?”, por Noemí Vico

Vídeo “¿Te atreves a soñar?”

“6 pasos para establecer y conseguir metas”, por Francisco Alcaide

Share SHARE

¿Coaching para trabajar tu Marca Personal? (I)

¡Pues sí! ¡Claro que sí!

Porque si empezamos a trabajar nuestra VISIBILIDAD sin antes descubrir cuáles son nuestros objetivos profesionales, cuáles son nuestros talentos, qué oportunidades hay en el mercado y con quién competimos… ¡sería como empezar la casa por el tejado!

Marca Personal

Los que me habéis leído o escuchado antes, ya sabéis a qué me refiero. Para mí cualquier proyecto de Marca Personal ha de contemplar 3 fases:

COHERENCIA: es la fase en la que definiremos nuestros OBJETIVOS PROFESIONALES, partiendo de qué VISIÓN DE VIDA tenemos. Esto puede sonar algo ambicioso… ¡lo sé! Pero si digo “de vida”, es porque estoy convencida de que la dimensión profesional no se puede trabajar de manera aislada. La profesional es tan sólo una de nuestras dimensiones como persona, y encontrar el equilibrio deseado entre todas ellas nos lleva inevitablemente a contemplarlas como un todo en esta fase, más allá de que la Marca Personal, sobre todo en su fase de la VISIBILIDAD, la trabajemos fundamentalmente para conseguir aquello que nos proponemos en el ámbito profesional.

AUTENTICIDAD: ¿quiénes somos? ¿cuáles son nuestros talentos? ¿qué nos hace especiales? En algunos casos un exhaustivo trabajo de AUTO-CONOCIMIENTO es el paso previo a descubrir nuestra vocación. Esta fase y la anterior, en la mayoría de los casos, se trabajan casi al mismo tiempo, y de forma paralela a lo que en Marketing llamaríamos el RESEARCH o la investigación de mercado: qué OPORTUNIDADES hay según lo que me propongo, quiénes son mis competidores y con qué VENTAJA COMPETITIVA cuento; y, según esto, cuál puede ser mi ESTRATEGIA DE POSICIONAMIENTO.

VISIBILIDAD: Y, cuando ya tengo mis OBJETIVOS PROFESIONALES y mi ESTRATEGIA DE POSICIONAMIENTO  – basada en lo que quiero y en lo que supone una oportunidad (COHERENCIA), y en aquello con lo que cuento y que me hace diferente (AUTENTICIDAD) – entonces, ¡y sólo entonces!, estaré preparado para diseñar e implementar mi PLAN DE COMUNICACIÓN (VISIBILIDAD).

Hasta aquí todo parece obvio… Sin embargo, aún veo este tipo de caras, no sólo cuando hablo de Marca Personal (pues en algunos contextos sigue sonando a “chino”), sino cuando además señalo que un proyecto de este tipo es algo muy SERIO y que, en muchos casos, también necesita de un proceso de COACHING paralelo…

SustoCOACHING + MARKETING = MARCA PERSONAL

Saber de Marketing es fundamental: analizar el mercado, la competencia, detectar oportunidades profesionales, establecer unos objetivos, diseñar una estrategia y un plan de acción, hacer el seguimiento de los resultados, volver a revisar la estrategia… es algo clave para conseguir la VISIBILIDAD que nos proponemos, aquella que necesitamos para alcanzar nuestros objetivos.

Pero… ¡en Marca Personal estamos hablando de PERSONAS! Y aunque bien podamos aplicar herramientas del Marketing a nuestro proyecto, ¡no somos un producto!

Hablar de PERSONAS implica un acercamiento totalmente distinto al asunto…. Hablar de PERSONAS es algo muy serio…

Y es aquí donde el COACHING para la MARCA PERSONAL cobra todo el sentido… ¿Sabes por qué? ¿Para qué? En unos días te lo contaré… Y si también eres COACH, quizás te gustará saber cómo puedes ayudar.

(continuará)

 

Enlaces relacionados:

Entrevista Mini-Congreso e20Biz: “La marca personal siempre tiene que ser auténtica”

Entrevista IMF Business School: “Marca Personal y Redes Sociales” 

Share SHARE